PERSONAL DOCENTE

El maestro será siempre el guía fundamental del proceso educativo. Aún cuando se programen actividades no presenciales, la planeación y el desarrollo de éstas, correrán a cargo de los propios docentes. Su misión será crear un ambiente propicio para aprender, que motive al alumno a generar su propio aprendizaje, con una propuesta pedagógica que despierte el interés, que utilice los conocimientos previos, pero que les abra nuevos horizontes ayudándolos a descubrir sus talentos y sus capacidades para incorporar nuevos conocimientos.

Consecuentemente, el maestro deberá estar también en un proceso constante de actualización que asegure las condiciones anteriores y que responda a las expectativas depositadas en ellos. Todo docente tendrá la capacidad de detectar los posibles obstáculos que impidan a cualquier alumno llevar un buen desempeño académico, transmitiendo su información a las áreas responsables de su atención, sin perder su actuación como tutor y consejero para los casos que estén relacionados con las áreas del conocimiento que debe atender.

Los responsables de las materias consideradas como más críticas para su conocimiento, tendrán especial cuidado para su impartición. Es conocido el alto porcentaje de reprobación en materias como matemáticas, física y español, por lo que se prestará especial atención a su procedimiento de enseñanza, tratando de que todos los alumnos aprovechen sus conocimientos y se logre abatir estos índices a lo menos posible.

El equipo docente deberá interactuar y colaborar entre ellos, rompiendo el individualismo y aislamiento tradicionales en muchas instituciones educativas. Docentes y autoridades educativas deben acercarse a la realidad de la problemática de las aulas y del proceso educativo. Algunos docentes tendrá que, 'salir un poco del aula', para contactar una realidad extraescolar y otros deberán, 'regresar un poco al aula', para recuperar su rol y su quehacer como educadores. Se buscará constantemente la innovación, como una práctica inherente a su función y como parte de su perfil profesional. Su responsabilidad radica en que se está educando para el futuro, para un mundo cambiante aceleradamente, con avances tecnológicos constantes entendiendo que el alumno se encuentra en etapas de su vida que representan una gran trascendencia para su futuro. Asimismo, tendrá suficientes habilidades para el manejo de la tecnología, en su forma de procesos de computación, sobre todo los programas más comunes como office, word, excel, power point, etc., ya que todos procedimientos de calificaciones, asistencias, reportes y comunicación en general, dentro y fuera de la Institución, se hará por medios informáticos.

Finalmente, el docente como agente de cambio, está llamado a ser, quizás, el elemento más importante en la transformación social de una comunidad y bajo esta óptica desempeñará su importante labor.